Hojas de Trébol, agrupación que milita el género y la diversidad desde la producción periodística alternativa y la agitación en ámbitos callejeros y universitarios, ha tomado desde su fundación una posición política de izquierda y feminista. Jamás planteamos al género y la diversidad como “temas” abstractos sino como aspectos concretos de la realidad sociocultural, ligados al contexto económico y político que sustenta a la sexualidad.

Aquí y ahora, vemos como tanto el gobierno como la oposición mantienen un compromiso con la iglesia en contra del aborto legal, seguro y gratuito, condenando a las mujeres pobres a prácticas clandestinas e insalubres, con cientos de muertas todos los años por abortos mal realizados.
Luego de la ley de matrimonio igualitario, queda claro por qué no se avanzó un paso en otorgar este derecho básico de las mujeres a su propio cuerpo, mostrando a simple vista los compromisos carnales entre el clero y este curioso “progresismo” posmoderno.
A pesar de que hoy tantos y tantas supongan que el matrimonio homosexual es una hazaña progre de los K; a pesar de que Cristina, con no vetar la ley _como tal vez sí lo hubiera hecho en año electoral_ se metió en el bolsillo a millones de gays y lesbianas , en el fondo estos “progres” son los mismos que desde siempre nos persiguen y oprimen:
¡No comemos vidrio!, vemos cómo tanto el “progresismo” cristinista como la oposición careta no se pelean por la vida de las compañeras trans. Las terribles condiciones de vida de las travestis y trans no son motivo de enfrentamiento, ni siquiera de mención en las disputas entre el oficialismo y los partidos patronales.

La Ley de Trata es hoy enaltecida por Cristina, la “femenina, no feminista” (sic), que, metiéndose en el bolsillo buena parte del movimiento de mujeres, alaba esta ley tibia y mediocre que entre otras bellezas incluye, además de penas irrisorias e ínfimas para los fiolos, una insólita (y misógina) exigencia: las mujeres en situación de prostitución, si son “mayores de edad”, deben demostrar que han sido secuestradas, violadas y reducidas a objetos de consumo sexual y fuente de ganancias siderales para los proxenetas. Deben probar que no están siendo explotadas de manera “voluntaria”. Como si “consentir” la explotación legitimara al explotador. Como si ese supuesto “consenso” se diera en condiciones de igualdad y no, como es evidente, en condiciones de hambre que empujan a las más pobres a sobrevivir en condiciones de esclavitud en la prostitución.
El estado burgués de la “reina” Cristina es un estado fiolo, ya que disfruta de los beneficios de “tener acciones” en el suculento mercado del sexo pago, a través de la “caja negra” alimentada por la policía, los jueces, los políticos y las instituciones estatales en general, que favorecen y lucran la explotación prostituyente.

El estado burgués de Cristina, además, apaña y subvenciona una corporación lobbysta, misógina y homofóbica: la iglesia católica, que contribuye tan “solidaria”, desde la cuna y la familia patriarcal y monogámica, a la consagración de la heterosexualidad como lo “normal”; lo que “está bien”, y a la denigración del “puto” y la “tortillera”. Este estado avala la injerencia de esa misma institución en la educación pública a través de los subsidios a la educación religiosa,  permite mil y una trabas a una verdadera educación sexual para la igualdad en todos los ámbitos  e intenta disimular la enseñanza de religión, en pleno siglo 21, en las escuelas del estado.
Al mismo tiempo, el estado de Cristina, tan capitalista como cualquier otro, favorece el florecimiento del “mercado sexual”, que mercantiliza el cuerpo y  las fantasías como meros objetos de consumo, convirtiendo a la sexualidad humana en un negocio capitalista más, y dentro de ello el “mercado rosa”: lo mismo, pero en versión homosexual.
Todos estos factores reproducen la discriminación y opresión hacia las personas LGBT.

La clase trabajadora, como es obvio, se compone no solo de varones heterosexuales, sino también de mujeres, y de lesbianas, gays, bisexuales y trans. Por eso a la explotación que sufrimos como clase trabajadora se suma la opresión sexual que padecemos en cuanto mujeres, lesbianas, gays, bisexuales y trans. Por lo tanto no podemos encerrarnos en nuestros propios problemas como mujeres y LGBT, sino asumir como propias las luchas de toda la clase trabajadora.

Hoy, en todo el escenario electoral, nos encontramos con que Cristina junto a la oposición, ambos representantes de los intereses de los empresarios industriales y terratenientes, han acordado una reforma de la Ley electoral que impone elecciones primarias obligatorias, como un filtro para garantizar una elección polarizada entre los partidos más poderosos. Es una medida antidemocrática para proscribir las fuerzas que emergen desde la izquierda junto a los trabajadores, estudiantes y el sindicalismo de base.
La Corte Suprema de Tucumán le abre camino al “zar” Alperovich hacia la re-reelección, para consolidar un gobierno que ha garantizado enormes ganancias a los empresarios y los salarios casi más bajos del país.

Al gobierno de Cristina cada vez se le cae más su careta “progresista”: paga la deuda externa y garantiza niveles récord de ganancias para los empresarios, banqueros, y terratenientes, y baja palos para los trabajadores y el pueblo pobre que salen a luchar contra este “modelo”, que mantiene a más del 50% de los trabajadores en negro y precarizados, en el que cientos de miles de familias no tienen siquiera acceso a una vivienda digna. La política del gobierno para los “sin techo” es la represión en Villa Soldati, el desalojo de la comunidad originaria Qom en Formosa, es la militarización de los barrios pobres, y es la represión a los docentes de Santa Cruz y la cacería casa por casa  llevándose detenidos a delegados.  Esto se suma al record de tener más de 5000 procesados por luchar. Y así nos estafó el gobierno de los derechos humanos. Ni hablar del gobierno provincial que lleva en sus listas a funcionarios representantes de la dictadura.
La oposición patronal de la UCR, CC, FR, etc., con su discurso pidiendo orden y seguridad no hacen más que pedir más mano dura y represión de la protesta. Nada podemos esperar de estos políticos que “trabajan” para las empresas que nos explotan.

Por otro lado, la centroizquierda de Pino Solanas, alejada de las luchas obreras y populares, hoy solo busca juntar votos con un discurso seductor tanto para los que piden seguridad como para los desencantados del falso progresismo del gobierno. Pero no son una verdadera opción para cambiar este sistema hecho a medida de los ricos.

Desde Hojas de Trébol venimos impulsando junto con los compañeros de la Juventud del PTS  los comités en apoyo al FIT, porque consideramos que esta es la única alternativa real contra este sistema de explotación y opresión. Por eso llamamos a impulsar con fuerza una gran campaña militante:  comité de base en todos los lugares de estudio y trabajo en apoyo el FIT con su fórmula presidencial Jorge Altamira (PO)- Christian Castillo ( PTS ) , que lleva en sus listas a referentes de las más importantes luchas no sólo de los trabajadores, sino también de las luchas por los derechos de la mujer y de LGTB , donde la lucha en el terreno electoral está puesta al servicio de organizar una gran fuerza de movilización para  acabar con todo tipo de opresión y explotación. Un ejemplo contundente de esta realidad es que gracias a la campaña militante del Frente de Izquierda y los Trabajadores, en Neuquén se ha obtenido una bancada obrera y socialista en la legislatura provincial. Este hecho histórico permite que diputados obreros: Alejandro López del sindicato de ceramistas de Neuquén, y Raúl Godoy del PTS, ambos luchadores del sindicalismo de base en Zanón, fábrica recuperada bajo control obrero, puedan formar una tribuna que haga oír la voz de la clase trabajadora y la defienda dentro del parlamento.

APOYEMOS AL FRENTE DE IZQUIERDA Y DE LOS TRABAJADORES:

_IMPULSANDO UNA GRAN CAMPAÑA EN APOYO AL FIT, CONTRA LA PROSCRIPCION DE LA IZQUIERDA.
_LUCHANDO CONTRA TODA OPRESIÓN A LAS MUJERES Y A LAS PERSONAS LGBT.
_BASTA DE OSCURANTISMO CLERICAL-SEPARACION DE LA IGLESIA Y EL ESTADO.
_LEY DE IDENTIDAD DE GENERO YA-DERECHO AL ABORTO LEGAL GRATUITO Y SEGURO.
_DESPROCESAMIENTO Y LIBERTAD A LOS MILES DE COMPAÑERXS PERSEGUIDOS POR LUCHAR.
_¡BASTA DE PERSECUCIÓN POLICIAL A LAS TRANS, LA JUVENTUD Y EL PUEBLO POBRE! ANULACIÓN ¡YA! DE LOS CÓDIGOS CONTRAVENCIONALES.

Hojas de Trébol, Colectiva de Género y Diversidad Afectivo-Sexual.
Tucumán, 27 de Julio de 2011

0 feedback-trebolar:

Publicar un comentario en la entrada